Christopher S. Claremont (nacido el 30 de noviembre de 1950 en Londres, Inglaterra, Reino Unido), más conocido como Chris Claremont, es un guionista de cómics y escritor, conocido principalmente por ser el creador de los modernos X-Men.

Durante sus 16 años ininterrumpidos (1976-1991) como guionista de Uncanny X-Men, Claremont redefinió casi por completo la serie, pasando de estar al borde del cierre a ser una de las más importantes de la editorial. La mayoría de los mutantes de Marvel Comics han sido creados o redefinidos por él, razón por la que es considerado como padre del “subuniverso” mutante de Marvel. Es considerado por muchos como el segundo guionista más importante en la historia de la editorial, tras Stan Lee.

Su especialidad son las “historias de equipo”, en las que cada miembro del grupo protagonista tiene su momento de gloria. Destacan sus historias de acción, sus personajes fuertes, tanto héroes como villanos, así como una continuidad fuerte, y los temas sociales de fondo, como el racismo o la marginación por ser diferente. Además, Claremont promovió el uso de personajes femeninos fuertes, como Pícara, Tormenta o Moira MacTaggert, que en su momento estaban muy lejos de los papeles secundarios que solían desempeñar las mujeres entonces. Su enfoque de las colecciones de grupo fue la referencia a imitar durante décadas.

Sus detractores le han acusado de hacer un uso excesivo del texto, haciendo hablar a sus personajes en largos párrafos que pueden resultar forzados o poco realistas; así como de abusar de los “bocadillos de pensamiento” para exponer las motivaciones y personalidad de sus personajes, especialmente durante escenas de acción. Además, se ha criticado su costumbre de utilizar la narración omnisciente en tercera persona para describir eventos que podían haberse explicado mediante imágenes. También ha sido criticada su costumbre de asignar a algunos personajes frases características, como le ocurre a Wolverine (“Soy el mejor en mi trabajo”) o Coloso (“Tovarisch”). Gran parte de estas características estilísticas son herencia de otros autores clásicos como Stan Lee o Roy Thomas.

Siendo muy joven, emigra a Estados Unidos, donde aún vive. Con 19 años, hace prácticas durante dos meses en Marvel Comics. Su primer guión fue para una historia corta en un Annual de Nick Furia.

Tras este período, Claremont se centra en sus estudios de actor y escritor teatral, aunque sigue escribiendo historias para Marvel. Más tarde, es contratado por la editorial como asistente de redacción.

Su primer trabajo importante fue el de guionista de la colección de Puño de Hierro en 1974, dibujando John Byrne.

Más tarde, reemplazó a Len Wein como guionista de los recién relanzados X-Men, una serie que nunca se había vendido bien, y de la que hacía años que no se hacían historias nuevas.

En colaboración con Dave Cockrum y, más tarde, John Byrne, Claremont profundizó en la reforma empezada por Wein dejando en el grupo a sólo dos de sus componentes originales (Cíclope y Jean Grey) y desarrollando a los nuevos. Por ejemplo:

  • El Profesor X pasó de ser el “deus ex machina” que aparecía al final de cada número para salvar la situación, a tener un papel mucho más secundario.
  • Jean Grey se hace más fuerte, tanto físicamente (convirtiéndose en Fénix), como psicológicamente.
  • Wolverine deja de ser un simple ex agente del gobierno canadiense con garras y un factor de curación, para convertirse en el personaje más carismático.

En esa época se publican historias como la Saga de Fénix Oscura o Días del futuro pasado.

A continuación, colaboraría con otros dibujantes como Paul Smith, John Romita Jr. o Marc Silvestri.

Debido al éxito de la serie, Claremont crea otras series paralelas, guionizadas también por él, como la de Wolverine o los Nuevos Mutantes. Claremont guionizó la práctica totalidad de los cómics de mutantes, hasta 1986 al aparecer de la polémica serie Factor X, guionizada por Bob Layton, en la que se deshacían las tramas de Claremont sobre Cíclope y Jean Grey, pasando allí en exclusiva los componentes originales de los X-Men. Más tarde, crearía Excalibur, junto con Alan Davis.

Durante esta primera etapa en los mutantes, Claremont co-creó a un gran número de personajes, incluyendo a Pícara, Mariposa Mental, Gata Sombra, Fénix, Dientes de Sable, Mística, Emma Frost, Júbilo, Mister Siniestro, Madelyne Pryor y Gambito.

En 1991, durante la burbuja especulativa de los años 1990s, Claremont abandonó Marvel con el lanzamiento de la exitosa segunda serie de los X-Men, debido a sus diferencias con los editores.

Claremont pasa entonces a hacer trabajos para varias editoriales:

En 1998, vuelve a Marvel con el cargo de director editorial y guionista regular de los 4 Fantásticos; también hace una saga en la serie de Lobezno.

En 2000, vuelve a Uncanny X-Men y X-Men como guionista, dejándolas luego para lanzar la nueva X-Treme X-Men con el dibujante Salvador Larroca, que realizó íntegramente.

Tras una nueva etapa en Uncanny X-Men, con Alan Davis como dibujante, Claremont se ve forzado a dejar los guiones en manos de Tony Bedard, haciendo sólo los argumentos. También se aplaza su proyectada etapa en Exiles y la nueva serie GeNext.

Claremont ha escrito varias novelas:

  • La trilogía de ciencia ficción sobre la piloto estelar Nicole Shea, compuesta por:
    • First Flight (1987)
    • Grounded! (1991)
    • Sundowner (1994)
  • La trilogía de fantasía Chronicles of the Shadow War, junto con George Lucas, que continúa la historia de Elora Danan que empezaba en Willow. Está compuesta por:
    • Shadow Moon (1995)
    • Shadow Dawn (1996)
    • Shadow Star (1999)
  • Colaboró en la antología Wild Cards.

  • Guionista favorito en los Comics Buyer’s Guide Fan Awards en 1983, 1984, 1988, 1989, y 1990.
  • Historia de Comic Book Favorita en los CBG Fan Awards en 1990 por “Proyecto Exterminio” (The X-tinction Agenda) y novela gráfica o álbum favorito en 1992 (Star Trek: Deuda de Honor). [1]
  • La etapa ininterrumpida como guionista de un cómic book estadounidense más larga de la historia fueron sus 16 años consecutivos en Uncanny X-Men.

Como homenaje, aparece fugazmente en X-Men: The Last Stand, durante el prólogo de Jean Grey, utilizando un cortacéspedes. Los únicos guionistas que ha sido homenajeado de esta forma en películas basadas en personajes de Marvel han sido Frank Miller (en Daredevil) y Stan Lee, que aparece en toda las películas de Marvel.

Extraido de WIKIPEDIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s