John Byrne nació en Inglaterra en 1950, pero se mudó a Canadá con su familia en 1958, donde pasó su infancia y juventud, y se suele considerar más canadiense que inglés.
Debutó profesionalmente a mediados de los 70 trabajando para la editorial Charlton, y pronto comenzó a colaborar para Marvel en Iron Fist o Marvel Team Up (colección protagonizada por Spiderman en team-ups con otros personajes Marvel), ambas con guiones de Chris Claremont.

En 1978 comienza una mítica etapa en La Patrulla-X (que acaba de ser relanzada con éxito con Chris Claremont como guionista), en unos números que se suelen considerar la mejor etapa de los personajes de toda su historia. Mientras tanto, dibuja paralelamente otros cómics, entre los que mencionaremos una etapa en Capitán América (1980-81; con guiones de Roger Stern, con quien Byrne trabaría amistad).

En 1981 abandona La Patrulla-X, y ya como autor completo [de ahora en adelante los cómics realizados por Byrne son siempre como autor completo, excepto cuando se indique lo contrario], se encargó de una extensa etapa en Los 4 Fantásticos (1981-86). Números que están considerados como la segunda mejor etapa de los personajes después de la realizada por Stan Lee y Jack Kirby, además de una de las más extensas realizadas por un mismo equipo creativo en la serie, después del más de un centenar de números que firmaron Lee/Kirby en su día). En este periodo también lanza una nueva colección dedicada a Alpha Flight, dedicada a un supergrupo canadiense creado por Byrne para La Patrulla-X y de cuya colección se encargó durante 28 números (1983-85), aunque el propio autor reconoce que es uno de sus peores trabajos y que no se sintió satisfecho en la colección a pesar de ser personajes creados por él mismo. En el número 29 se “intercambia” colecciones con los autores de Hulk, y realiza durante medio año la colección del gigante esmeralda (periodo que sin embargo le basta para poner patas arriba la serie al separar fisicamente a Hulk y Banner y casar a Bruce Banner con su eterna novia Betty Ross).

La Marvel de Byrne

En 1986 se encarga de capitanear el relanzamiento de las colecciones de Superman con la miniserie The Man of Steel (que redefinía los orígenes del personaje), e inmediatamente pasa a escribir y dibujar durante dos años (1987-89) dos de las tres colecciones regulares del personaje. En 1986-87 dibuja la miniserie Legends, el eventro-crossover del año de DC que sirvió para lanzar varias nuevas series post-Crisis en tierras infinitas y que sirvió para que Byrne dibujara a la mayoría de personajes principales del Universo DC.

En 1989 regresa a Marvel, donde lanzaría una colección regular dedicada Hulka (donde realizaría uno de los cómics más curiosos e ingeniosos de la década, mezcla de comedia y cómic de superhéroes) y se encargaría como autor completo de la colección de Los Nuevos Vengadores (Avengers West Coast) y guionizaría un puñado de números de Los Vengadores. Al año siguiente inicia una etapa como guionista de Iron Man (1990-92, con dibujos de John Romita Jr.) y lanza una colección de Namor para Marvel (que Byrne inició como autor completo, y luego realizaría los guiones para un debutante dibujante Jae Lee) y realiza el especial Batman 3D para DC (que se debía ver en 3 dimensiones utilizando unas gafas especiales). En 1991 realiza la miniserie Omac (con el personaje creado por Jack Kirby) y retoma Hulka, donde realizar los últimos 20 números de la colección (#31-50, 1991-93).

En 1992 marca un punto y aparte importante en la carrera de Byrne, puesto que ese año y hasta 1994 finaliza progresivamente sus etapas en las series en las que venía trabajando (Namor, Iron Man, Hulka) y decide volcarse en comics de creación propia para Dark Horse, en pleno auge de Image. Así, en 1992 debuta el cómic de superhéroes “made in Byrne” Next Men (que muchos consideran su trabajo más personal dentro de los superhéroes, además del que marcó el final de la mejor época del autor), del que realizó un total de 31 números numerados del 0 al 30. Otros trabajos de creación propia que realiza en este periodo son el especial 2112 o las miniserie Babe y Danger Unlimited, que pasaron todos con más pena que gloria. En 1994 también dibuja un especial de la franquicia Aliens (Aliens: Earth Angel) paraDark Horse. Así, Next Men marcaría el inicio de una etapa de acusable decadencia del autor, tanto a nivel de dibujo como de guiones, y durante gran parte de la década su producción caería en picado en interés. Durante años Byrne iria encadenando uno tras otro trabajos que resultarín un fracaso a nivel de ventas, nivel creativo (teniendo su punto más bajo en Spider-man: Capítulo Uno) o ambos, y que en el mejor de los casos pasan con discrección. En definitiva, todo un cúmulo de desaciertos que provocaron que bastantes lectores daban a Byrne por acabado como autor.

En 1995, tras el fracaso de sus cómics para Dark Horse, Byrne vuelve a DC, para la que realiza el crossover Darkseid vs. Galactus (en 1996 también realiza otro crossover para DC, Batman & Capitán América, un “Otros Mundos” que sirvió como precedente para Superman/Batman: Generaciones) y se encarga de la colección regular de Wonder Woman (#101-136, 1995-98). En 1997 escribe el guión de Genesis (miniserie de 4 números que sirvió de macrocrossover anual de DC), además de lanzar la nueva colección Jack Kirby’s Fourth World con los personajes del imaginativo Cuarto Mundo creado por Kirby -encabezados por Darkseid y compañía-, que solo duró 20 números (meses después Walter Simonson retomó a los personajes en Orion, con mejores resultados creativos).

En 1998 Byrne finaliza sus dos encargos mensuales con DC y pasa a colaborar activamente con Marvel. Comienza con Spiderman: Capítulo Uno (1998-99) , serie limitada de 12 números que narraba de nuevo el origen de Spiderman “actualizandolo” a los tiempos que corren, y que sirvió de pistoletazo de salira para un relanzamiento con un nuevo número 1 de las colecciones de Spiderman, en el que Byrne participó dibujando los primeros 18 números de Amazing Spiderman (1998-2000). En 1999 también realiza para Marvel los guiones para dos nuevas series: el relanzamiento -con nuevo #1 incluido- de Hulk (Marvel le relevó de la colección tras solo 8 números) y para una nueva serie regular de Spider-woman (con un personaje introducido durante su etapa en Spiderman y que duró 18 números antes de ser cancelada).

Sin embargo 1998 tambíen marca la publicación de la serie de series limitadas Superman/Batman: Generaciones (1998-99, 2001 y 2003), a la que seguiría la serie mensual X-Men: Los años perdidos (1999-2001), dos trabajos que sin llegar al nivel de antaño dejan una lectura agradable y entretenida y han servido para reconciliar a parte de los lectores con el autor. Sin embargo en este periodo también realiza otros dos cómics con personajes totalmente nuevos, y a pesar de tener una premisa curiosa han pasado con más pena que gloria (la maxiserie Marvel: La generación perdida, 2000) o directamente se han saldado con un fracaso absoluto (Lab Rats -DC Comics, 2002-, una serie regular que tuvo unas ventas tan desastrosas que fue cancelada en el #8).

En la actualidad, después de un arco en la JLA junto a Chris Claremont, está otra vez en el candelabro (que diría la otra), en un alarde de fuerza está dibujando tres colecciones a la vez: Doom Patrol, Demon y Action Comics…Lo mejor de todo es que, a pesar de las críticas por ignorar todo lo que habían hecho anteriormente con la Doom Patrol, la serie es entretenida (bastante diría yo) y el dibujo, aunque no es el de antaño, se puede calificar como bueno…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s